Catalŕ|Castellano

Historia

Antecedentes

 

Regar el llano de Urgel es una idea que data de tiempo inmemorial.

Los árabes construyeron las acequias de los pueblos de la ribera del Segre y establecieron en algunos puntos del llano de Urgel, redes locales de riego derivadas de los ríos Corb y Cervera.

 

Los reyes Carlos I y Felipe II, ordenaron serios estudios para la construcción de un canal de alcance suficiente para regar todo el llano. El rey Felipe II ordenó al miembro del Consejo Real y Tesorero del Reino, Martín Juan Franquesa, que hiciera el estudio de la construcción de un canal para el riego del llano de Urgel y de los beneficios que el mismo comportaría. A éste le sucedió el lugarteniente general del Reino Don Hernando de Toledo, que el año 1577 se reunió en el castillo de Bellpuig con el abad de Poblet para llevar a cabo la construcción del Canal.

 

Fracasadas estas tentativas, el país intentó, en el siglo XVII, impulsar el PROYECTO, acudiendo al Gobierno Municipal de Barcelona. El vecino de Anglesola, Don Pedro Ripoll, encabezó la iniciativa y redactó las dos razonadas memorias que dieron soporte a la petición.

 

En el siglo XVIII abundaron las iniciativas y proyectos para la construcción del Canal. Citaremos entre sus promotores al comerciante barcelonés Don Jaime de Durán y al ministro Marqués de la Ensenada que encargó un proyecto al ingeniero Bernardo Lana. En este proyecto se habló por primera vez de la construcción de un segundo Canal de "subvención", a derivar del Segre, abajo de la confluencia del Noguera Pallaresa.

Mención especial merece la intervención de la Junta de Comercio de Barcelona, que encargó diversos proyectos en este siglo, y en el siguiente, para la construcción del Canal de Urgel. En ésta época encontramos proyectos y estudios en los que intervinieron los ingenieros Tomás Desprat, Pedro Llopart, Juan Cherta, Juan Soler Faneca, y el hijo de éste, Tomás Soler, bajo cuya dirección se iniciaron, incluso, algunos trabajos el año 1817. 

Nuevos proyectos y nuevas obras iniciadas bajo la dirección del arquitecto Antonio Sellés, fueron interrumpidos el año 1833.

Los años 1847 y 1850 el Gobierno del Estado otorgó las primeras concesiones para la construcción del Canal, entre las que cabe señalar la del Sr. Salamanca, y, posteriormente, la del Sr. Ferrer Valls.

El año 1853 la concesión se cedió, finalmente, a la empresa Girona hermanos, Clavé y Cía, que la traspasó seguidamente, a la Sociedad Anónima Canal de Urgel.

Finalizado el plazo de la concesión, el Ministerio de Obras Públicas instruyó expediente para determinar si el Canal de Urgel debía revertir al Estado, como decía el R.D. de 3 de noviembre de 1852, o bien a los regantes, como así lo disponía la Ley de Aguas vigente. 
Por Orden Ministerial de 10 de agosto de 1964 se resolvió, de acuerdo con el dictamen del Consejo de Estado, que los regantes de Urgel debían constituir una Comunidad General que sería titular a perpetuidad de la concesión del aprovechamiento de las aguas y de la totalidad de las obras precisas para el riego.

© 2010. Comunidad General de Regantes de los Canales de UrgellAviso legalMapa de la web